Saltar al contenido

Descubrimos los manómetros de Refrigeración

La función de los manómetros es medir la presión de fluidos en recipientes cerrados, ya sea tanto de líquidos como de gases. El resultado de dicha medición se manifiesta en la aguja que se encuentra a simple vista. Sin embargo, su interpretación puede no ser tan simple, sobre todo en los manómetros de refrigeración.

En cuanto a la composición de este tipo de aparatos, suelen ser de hierro y cobre cubiertos por una carcasa que en general es azul o roja. Otro nombre para esta herramienta es también medidor de presión freón. Su función específica es medir el sistema de refrigeración o todo tipo de sistemas de congelamiento como por ejemplo aires acondicionados, sistemas de refrigeración de almacenamiento en cámaras frigoríficas, refrigeradores industriales, equipos de llenado de carbón frío, o aires acondicionados centrales.

Justamente los aires acondicionados son los protagonistas en el uso de manómetros de refrigeración, ya que son donde se hace su empleo más común dado que son una de las principales herramientas a la hora de revisar, reparar y determinar un fallo en el aire acondicionado. Permiten considerar factores muy importantes a la hora de llegar a una conclusión en una reparación.

Uso correcto de un manómetro de refrigeración

Por empezar, para un uso adecuado de este instrumento se debe conocer el código de colores por el cual se rige:

  • 🔵 Color azul: El azul es el parámetro que mide la presión de succión o aspiración del compresor. Su escala de cero hacia arriba indica la presión por encima de la atmosférica; mientras que su escala de cero hacia abajo mide presiones por debajo de la atmosférica.
  • 🔴 Color rojo: Con este color se distinguen el reloj y la manguera de alta presión. Es de gran utilidad ya que permite conocer si hay presiones elevadas que perjudiquen al aire acondicionado. También es importante para probar un compresor mediante el bombeo que se logre en la salida de este y encenderlo.

En cuanto a las mangueras, también se distinguen por color:

  • Manguera azul: Conecta el puerto de servicio de la válvula de succión del compresor al manómetro de baja presión.
  • Manguera roja: Conecta el puerto de servicio de la válvula de descarga del compresor al manómetro de alta presión.
  • Manguera amarilla: Va con el conector central del juego de manómetros y es la que permite realizar todos los servicios requeridos por el sistema: vacío, presurizar con nitrógeno e inyectar refrigerante, entre otros.

¿Cómo se gradúa el manómetro de refrigeración?

Con el paso del tiempo el manómetro puede ir perdiendo la graduación con la que viene de fábrica, y en ese momento es importante saber cómo intervenir para seguir sacando provecho de la herramienta de la mejor manera posible. Lo que se debe hacer en estas situaciones es retirar la tapa transparente frontal que recubre los números y la aguja, con sumo cuidado porque la aguja es la parte más delicada de todo el instrumento y se debe evitar tocarla en todo momento. Para esta operación se puede usar un destornillador de pala o plano.

Luego, la aguja va a comenzar a moverse, y en este movimiento se debe procurar que la misma llegue lentamente a cero, que es donde debe estar. Finalmente, se vuelve a colocar la tapa, una vez más con cuidado de no rozar la aguja, ya que es muy delicada y se podría estropear el manómetro.

¿Qué manómetro de refrigeración comprar?

El producto Admisión Testo 550 refrigeración electrónica es calidad asegurada a la hora de invertir en un manómetro de refrigeración. Se encuentra disponible en Amazon España.

Beneficios del producto

Son varias las cualidades que hacen que el manómetro de refrigeración Testo sea una herramienta idónea:

  • Determina automáticamente la evaporación y la temperatura de condensación.
  • Dispone de dos entradas para sondas de temperatura que se pueden conectar para el cálculo simultáneo de sobrecalentamiento y la hipotermia.
  • Trae dos pinzas sensor de temperatura incluidas, las cuales permiten – sujetan directamente a las líneas – una medición fiable de la temperatura de la superficie.
  • No necesita intercambio de mangueras de refrigerante.
  • Realiza un preciso cálculo de sobrecalentamiento/subenfriamiento en tiempo real con hasta dos sondas de temperatura exterior.
  • Posee bluetooth habilitado con la aplicación de smartphone, por lo que es visualizable en cualquier dispositivo móvil de estas características, un aspecto interesante e innovador.
  • Tiene 60 refrigerantes diferentes almacenados en el instrumento, por lo cual con un solo dispositivo se cubren los refrigerantes más importantes, aunque la actualización de refrigerante con aplicación es posible.
  • Su pantalla está iluminada para tener una fácil visualización de los datos de medición.
  • Permite accionar el modo de bomba de calor de manera automática.
  • Incluye con su compra las cuatro pilas AA necesarias para que funcione.

Aclaraciones sobre el producto

El manómetro de refrigeración Testo también requiere algunas especificaciones necesarias para controlar que sea la herramienta más adecuada para adquirir según el tipo de trabajo que se quiera realizar:

Se trata de un dispositivo de costo algo elevado en comparación con sus competidores, pero es una inversión que vale la pena realizar teniendo en cuenta la gran calidad del manómetro, principalmente si se va tratar de un aliado en la jornada diaria de trabajo.

También es importante considerar que se trata de una herramienta de trabajo y por lo tanto requiere ciertos cuidados.

En primer lugar, para cuidar a los relojes se pueden comprar unas gomas protectoras que se colocan sobre ellos y ayudan a aumentar su tiempo de vida útil absorbiendo golpes e impactos. Estas gomas van en la parte de atrás de cada reloj y suelen ser rojas o azules.

Otro cuidado esencial es el de ajustar con regularidad los tornillos de la parte trasera del instrumento, para evitar el desajuste de los mismos y no dejar que se aflojen.

Por último, en cuanto a las precauciones mientras se está trabajando, principalmente se debe tener cuidado con los derrames de líquidos deshidratantes en el momento de realizar la limpieza de los sistemas internos del aire acondicionado, ya que se corre el riesgo de que opaque las tapas del manómetro en caso de que ingresaran dichos líquidos dentro del aparato.